Tiempo de lectura: 4 minutos

Errores, errores y más errores… Cuando comienzas a cuidar de tu piel (¡incluso cuando eres toda una experta!) es fácil que te confundas y cometas algún error. Es normal porque recibimos mucha información sobre rutinas de skincare que quizá no sean las correctas para todos los tipos de piel. No te preocupes, la solución es muy sencilla y sólo debes tener claro el uso correcto de tus cosméticos para no volver a equivocarte.

¿Cómo lo hago? -te estarás preguntando. Ponte cómoda porque ¡vamos con los detalles!

¿Cuál es el uso correcto de los cosméticos?

Siempre hablamos mucho e insistimos en el número de cremas que debemos usar o cuáles son las correctas según nuestro tipo de piel, pero casi nunca prestamos atención a cómo usar correctamente esos cosméticos: el orden, la cantidad, los movimientos que debemos realizar… Una rutina de cuidado de la piel es una carrera de fondo que debes empezar a recorrer lo más pronto posible y con un objetivo muy ambicioso: que tu piel no envejezca prematuramente. Una tarea que está al alcance de tus posibilidades y que importa exclusivamente de cómo lo hagas.

Es esencial que tengas claro que cada piel tiene un grosor distinto, que la edad influye y que si los poros están dilatados (o no) también repercute en la rutina y debes prestar atención a todos y cada uno de los factores que presenta tu piel porque estos determinarán el tiempo que tarde el producto en absorberse. ¡Recuerda que el hecho de poner más cantidad de producto no hará que sea más efectivo!

Se trata de encontrar el producto perfecto para tus necesidades, así que ¿preparada para escuchar lo que tu piel tiene que decirte?

La piel se cuida con antelación

El primer paso, y el que más cuesta aceptar, es que nuestra piel no va a ser joven para siempre. Pero tenemos buenas noticias ¡podemos retrasar el proceso y evitar que los primeros signos aparezcan demasiado pronto!

La contaminación, los rayos solares, la suciedad, no desmaquillarte antes de dormir… Por inofensivos que parezcan estos gestos, son determinantes en el deterioro de tu piel. Sabemos que tú también has sucumbido a la pereza de dejar el maquillaje en la cara al meterte en la cama, pero no, la magia no existe y cuando te despiertes seguirá donde lo dejaste. ¿Tú también has salido a la calle sin proteger la piel del rostro con un factor de protección? (Spoiler: ¡Los días nublados tampoco puedes olvidarte de tu fotoprotector!)

Te damos un consejo que nunca olvidarás: si quieres cuidar la piel que tendrás a los 30 años, deberás comenzar a los 20. Y si quieres cuidar de la piel con 40 años, a los 30 deberás haber sido previsora, y así sucesivamente. Sencillo, ¿verdad?

Presta atención a tu piel: todas las cremas no están indicadas para ti

Una vez que has dado el paso, es el momento de atacar el momento decisivo: ¿Qué crema me compro?

Cremas hidratantes, contorno de ojos, sérums, boosters, ácidos, aceites… Las opciones son innumerables, pero ni todas son para tu piel ni todos los pasos son imprescindibles.

Antes de comprar por inercia todo lo que recomiendan las beauty bloggers, te recomendamos que prestes atención a tu piel. No se trata de saturarla, sino de aprender cuál es el uso correcto de los cosméticos ¡que sí te pide a gritos!

Dedica tiempo a escuchar el estado en el que se encuentra, sólo de esa manera comprenderás qué necesitas realmente. Si tu piel es grasa no aplicarás los mismos productos que si tu piel es seca o sensible, ¿verdad?

El cuidado de la piel es uno de esos momentos terapéuticos que debes reservar cada día para ti, la salud de tu rostro te lo agradecerá.

Vale, entendido, ¡tengo que cuidarme el rostro! Pero…

Pero primero querrás saber qué productos son los adecuados para que hagan match con tu piel.  Debes escoger el producto en función de tu tipo de piel, del grado de sensibilidad que presente o las necesidades que debas atender.

Una vez que has superado el error de no cuidar tu piel, vamos a ayudarte a encontrar los productos adecuados para tu tipo de piel y, sobre todo, las cantidades recomendadas para que no abuses, pero sí puedas sacarle todo el partido a los must de tu tocador.

uso correcto cosméticos

Línea de cuidado facial Intense

Si te preguntas cómo usar correctamente los cosméticos para que sean efectivos…

En su justa medida. Así es como tienes que aplicar cualquier producto facial (¡los corporales o capilares también!) para exprimir todos los beneficios que te pueden aportar. Por ejemplo, ¿sabías que usamos mucha crema hidratante y poco protector solar?

Lo ideal para evitar que malgastes tu dinero y conseguir que el producto actúe correctamente, es conocer la cantidad exacta y el uso correcto de cada cosmético.

Es el momento de poner orden a todas las dudas que inundan tu cabeza, porque la piel del rostro es la más sensible y la que merece los mismos más específicos.

Si quieres usar de un modo correcto tus cosméticos faciales, toma nota

¿Cuál es la cantidad de crema hidratante que debo aplicar? ¿Usar mucho o poco depende de mi tipo de piel? ¿No me estoy poniendo suficiente contorno?

Éstas son algunas de las preguntas que te habrán surgido en algún momento y a las que te contestamos en este post. En general, nos aplicamos más cantidad de la necesaria, pero nos quedamos muy cortas con el fotoprotector.

Te explicamos, por orden de aplicación, la cantidad de producto que debes usar a diario en las distintas zonas de tu rostro.

La regla de oro: el uso correcto de tus cosméticos es de más específico a más genérico

Alterar el orden de aplicación de los productos, por normal general, no supone ningún riesgo para tu piel, salvo en el caso del protector solar (más adelante te contamos por qué, ¡no te vayas sin leerlo!). Pero lo que sí ocurre es que los productos pierden su eficacia.

La regla de oro que nunca olvidarás: los productos cosméticos se aplican empezando por el más específico, ya que es el que más debe estar en contacto con la piel. Te contamos la rutina de aplicación con Intense de Tahe.

Contorno de ojos: la cara es la zona de nuestro cuerpo que más zonas de piel delicada y sensible tiene. Por ejemplo, la piel de los labios es más delgada que la de la frente. O la del contorno de ojos, que además de sensible y fina, es la primera que suele mostrar los signos de envejecimiento. Por ese motivo, te recomendamos que lo incorpores a tu rutina, con independencia del tipo de piel o edad que tengas.

¿Cuánto debo aplicar? Emplea solamente una porción de producto del tamaño de un grano de arroz para cada ojo y siempre, ¡siempre!, masajea el producto sin ejercer presión con el dedo anular, ya que es el que menos fuerza tiene y de esta manera evitamos romper vasos sanguíneos que transcurren por esta zona.

Sérum: se trata de un producto muy específico, por lo que ideal es que esté en contacto con tu piel lo máximo posible. Al tratarse de formulaciones muy concentradas, lo idóneo es que no abuses de la cantidad.

¿Cuánto debo aplicar? Procura no excederte de 3-4 gotas, añadiendo una más en el caso de que apliques en cuello también.

Crema hidratante: por excelencia, es el producto de cuidado facial del que más abusamos. Creemos erróneamente que aplicarla constantemente nos producirá un mayor efecto en la piel, nada más lejos de la realidad, podemos llegar a favorecer el efecto de saturación que provoca que la piel no absorba más producto, lo expulse y dé el aspecto contrario al que pretendemos lograr.

¿Cuánto debo aplicar? Te recomendamos aplicarla mañana y noche, y siempre antes de maquillar la piel. La cantidad debe equivaler a un guisante, ¡con eso es más que suficiente! Acompaña de un masaje muy suave, hasta asegurarte de que la piel la ha absorbido por completo. Sentirás la piel elástica, aliviada y sin sensación de tirantez.

Factor de protección solar: sentimos mucho decirte que no estás usando todo el protector solar que deberías. Éste es el único producto con el que debes ser realmente generosa. Para la mayoría de productos en cosmética menos es más, excepto para el fotoprotector. Recuerda la importancia de utilizar un f.p.s. de al menos 30, aunque lo recomendable es 50 o 50+. Y siempre, siempre, sin excepción de ningún día ¡los días nublados también hay rayos UVA/UVB! Además, debes saber que siempre es el último producto de cuidado de la piel que debes aplicar, su función es la de proteger, por lo que debe ser el que esté en contacto con el exterior para evitar que penetre en la piel.

¿Cuánto debo aplicar?  La regla dice que debemos usar 2 mg por cada centímetro cuadrado de piel. En el caso del rostro, te puede ayudar como guía que para cubrir toda la cara, necesitarías el equivalente a dos dedos de productos. Descubre tus protectores solares favoritos en Sun Protect de Tahe.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tahe (@taheoficial)

Recuerda, menos es más

Ahora que ya sabes cuál es el uso correcto de tus productos cosméticos, recuerda que menos es más, y por aplicar una gran cantidad de crema no significa que tu piel vaya a tener un aspecto más sano o cuidado. Toma el cuidado de tu piel como una rutina que seguir sin saltarte ningún paso para que tu piel tenga su propio brillo, elasticidad, tersura y un aspecto saludable.

Si te ha gustado, quizá también te interese el Ritual de belleza para la cara con Tahe Intense.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)